miércoles, 10 de abril de 2013

Mermelada de naranjas castelloneras


Buenos días!...¿Qué tal va todo? Por aquí mejor. Ya tengo algo más de tiempo para cocinar y subir recetas. Entre asuntos personales y familiares, no he podido dedicarle todo el tiempo me habría gustado al blog y al resto de compañeras/os con los que intercambio consejos y recetas.

Dejé el blog casi "abandonado" con una receta de mermelada de granada y para retomarlo, vuelvo con otra, pero de naranjas de mi tierra. Es sencilla y lleva un rato pelar las naranjas para quitarles bien todo lo blanco de la piel, pero os la aconsejo.

Comentaros que sobre las cantidades abajo indicadas, he conseguido casi 3 kilos de mermelada que he envasado en tarros esterilizados (7 botes de unos 400-450 g). El proceso de los tarros lo realizo como lo hacía mi abuela y he encontrado un blog que nos cuenta, de una manera clara y sencilla, pero muy completa, cómo esterilizar los tarros. Os lo dejo aquí para consultar: http://www.velocidadcuchara.com/2010/11/envasamos-al-vacio-para-regalar-y-ahorrar/id=502

Ingredientes
- 2.300 g de naranjas ya peladas, con trozos de piel que habremos quitado con un pela patatas.
- 1.495 g de azúcar (65% con respecto al peso de las naranjas)
- El zumo de un limón grande

Elaboración
Colocamos las naranjas troceadas con las pieles en una cazuela, más alta que ancha, a fuego lento. Cuando comience a hervir, trituramos toda la fruta con una batidora manual, hasta que los trocitos de piel y las naranjas se conviertan en una mezcla más homogénea (a mi me gusta dejar que se vean los trocitos de piel pequeños). Dejamos cocer unos 15 minutos.
Añadimos el zumo de limón y el azúcar, y mezclamos todo con la ayuda de una cuchara de madera. Mantenemos el fuego bajo y cocemos durante unos 40 minutos.
Una manera de comprobar que la mermelada tiene la consistencia deseada, es meter la cuchara de madera y sacarla de la cazuela. Dependiendo de si la "gotita" de mermelada tiende a caer muy rápido o muy despacio, y tiene más o menos adherencia a la madera, será más o menos consistente. También hay que tener en cuenta que, cuando se enfría, adquiere un poco más de consistencia.

Y esto ha sido todo. Colocáis la mermelada en los tarros esterilizados (yo utilizo un colador para evitar manchar los bordes) y seguís los pasos para su completa conservación.
Espero que os guste!

4 comentarios:

  1. Hace unos días preparé una mermelada de pieles de naranja, sin el albedo, la pulpa de dos naranjas y el zumo de un limón, más o menos como la suya pero con más porcentaje de piel. Que buenas son estas conservas caseras.
    No la publiqué porque solo hice fotografías después de envasadas.
    Que pase buen día a pesar del gobierno.
    Aunque no me prodigue en comentarios, leo casi todo lo que publica.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por sus comentarios Aspicius. Yo también sigo sus publicaciones y me pasa como a usted, :-)
      Sí que son buenas las conservas caseras. Nosotros, en casa, hace mucho tiempo que no sabemos lo que es comprar pan o mermeladas...
      Que pase un buen día!
      Saludos!

      Eliminar
  2. Te acabo de descubrir, por el Caralibro! Y he entrado a curiosear, ahora ya no me voy ni con agua caliente! Y mas con recetas como esta mermelada! Me encanta el nombre..."castelloneras" jijiji

    Besos!

    ResponderEliminar